Este blog está consagrado a los Corazones de Jesús y María

Este blog está consagrado a los Corazones de Jesús y María
por el Triunfo del Corazón Inmaculado de María y del Sagrado Corazón de Jesús en el mundo

miércoles, 14 de octubre de 2009

hablando con mi Angel custodio




En el librito de Santa Teresa, Las Moradas, trata en un momento de las caracteristicas de la intimidad de Dios y el alma dentro de la misma alma.


Y dice que es tan íntima y secreta la unión, que ni los sentidos corporales son capaces de entender lo que ahí está pasando...y lo que viene al caso hoy para mí, es que ella habla del diablo, diciendo que el diablo tampoco entiende lo que pasa en ese secreto estado entre Dios y el alma. Que por su naturaleza , no tiene acceso a nuestros pensamientos, no sabe lo que pensamos sino que nos tienta desde afuera, mirando nuestras expresiones, tratando de llevarnos a la desdicha y desesperación, etc, todo lo malo que se le ocurra, en fin, no se le ocurre nada bueno, pobre.


Fue un gran consuelo para mí saber eso.



Pero por otro lado leí el otro día en el blog de un amigo español, Angel, de Siete en Familia ( recomiendo visitarlo , diariamente) cuando escribió sobre nuestros Ángeles custodios, el 2 de octubre, y hablando de la naturaleza angélica dice algo parecido:



"Leí una vez, que los ángeles no pueden conocer nuestros pensamientos y deseos íntimos si nosotros no se los hacemos saber de alguna manera, ya que sólo Dios conoce exactamente lo que hay dentro de nuestro corazón. Los ángeles sólo pueden conocer lo que queremos intuyéndolo por nuestras obras, palabras, gestos, etc."


Entonces, cuando uno ora mentalmente, sin ruido de palabras dichas por la boca, ¿nuestro Ángel no nos escucha? es la duda que tengo, ¿es necesario hablarle en voz alta? quizás es ingenua o tonta mi pregunta, pero si nuestra oración mental es lo mismo que nuestro pensamiento... Para tratar con nuestro Ángel de la guarda es necesario hablarle en voz alta? Espero que alguien tenga la respuesta a mi ignorancia! Por ahora igual, me resulta divertido. Y en oraciones vocales explícitas al ángel custodio, dichas con confianza, puedo decir que su compañía es implacable, segura y eficaz.

8 comentarios:

  1. Yo entiendo que si le rezás o le hablás (mentalmente digo) a tu Angel, él te escucha. No tiene acceso a nuestros pensamientos, pero si es comunicación dirigida hacia él, sí! Por lo menos a mí nunca se me ocurrió eso de tener que hablarle en voz alta para que me escuche, y siempre me ha escuchado!!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Sí, tendría que ser así.. necesitamos a alguien que nos explique, que sepa bien... el Padre Fortea sabrá?

    ResponderEliminar
  3. Querido Juan: Te dejo este link donde podrás encontrar respuesta a tu pregunta. Un abrazo.Grcaias también por la referencia a mi blog. Ha sido un honor poneros a Florencia, a Tere y a tí en el mio.
    http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=397

    ResponderEliminar
  4. Hola Juan!!

    Jo.. con esta vorágine de los blogs y el día a día se me ha olvidado visitarte ultimamente, qué maravilla de entradas haces. Gracias por los mensajes de la Virgen desde Brasil, y por el homenaje a la santita de Lisieux.

    Florencia ha contestado perfectamente a tus dudas, los ángeles no pueden conocer nuestros pensamientos (aunque nuestro custodio nos conoce perfectamente), pero en el instante en que nos dirigimos a ellos lo oyen todo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Os voy a enlazar ahora mismo a los dos al blogroll antes de que se me vuelva a olvidar.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Flor,me alegro de que tengas razón.Angel gracias por el link, lo leí, aunque no dice explícitamente que mentalmente nos podemos comunicar, Guerrera, les voy a hacer caso a vos y a Flor. Voy a seguir el trato con mi custodio sin andar a los gritos.

    ResponderEliminar
  7. que maravilla de blog lleno de bendicion, gracias por ese post me encanto mucho, saludos.

    SCJM

    ResponderEliminar
  8. Gracias SCJM a vos! por escribir, voy a hacer presencia por tus espacios, a ver si contactamos. cada vez somos más.

    ResponderEliminar