Este blog está consagrado a los Corazones de Jesús y María

Este blog está consagrado a los Corazones de Jesús y María
por el Triunfo del Corazón Inmaculado de María y del Sagrado Corazón de Jesús en el mundo

martes, 24 de noviembre de 2009

Para tener en cuenta frente a la tv, internet, cine, etc.



Encontré este párrafo en http://www.mercabá.org/ , genial página con una genial biblioteca digital:

"Son igualmente impuras, y no sólo deshonestas, aquellas películas que no sólo hieren el pudor, sino que propagan o exaltan principios directamente opuestos a la castidad."

Para tener en cuenta cuando miramos tv, o elegimos alguna película...



Tambien estaba pensando sobre la objeción de conciencia, que no sólo se da en el tema del aborto, sino en muchos otros ámbitos . Por ejemplo en la publicidad. Si a alguien le ha tocado trabajar en publicidad, o en oficios similares, donde tiene que acatar consignas y llevar a cabo pautas dadas por terceros, quizás haya vivido situaciones en las que se ve forzado, o presionado a difundir algún mensaje que considera impropio, o más aún,  sabe que ese mensaje no genera nada positivo, sino al contrario, intenta manipular y llevar a la gente que lo consume a diversos males.

Ahí es donde la objeción de conciencia tiene que llevarse a cabo, y, como dice el Evangelio , no avergonzarse de Dios delante de los hombres. Quizás nos cueste si estamos muy metidos en el "qué dirán los demás" y esas cuestiones, pero tengamos fe y confianza, en que una buena respuesta a tiempo, y una postura coherente y valiente, son por mucho, más fructíferas y movilizadoras del bien común, y del propio bien, que una adhesión por lo bajo a lo que es malo, incoherente con nuestro llamado y nuestro camino cristiano.

4 comentarios:

  1. Efectivamente coherencia y unidad de vida, ahí esta el quid de la cuestión. SALUDOS.

    ResponderEliminar
  2. Que el Espíritu Santo nos haga muy valientes, nosotros no podemos tener miedo a nada, mucho menos al qué dirán.

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  3. Paso a saludarte. te echo de menos. Ya se que estás liado. Te acompaño siempre desde aquí

    ResponderEliminar
  4. Soy corrector de estilo (que no es lo mismo que "estilista"... cuidadito). El otro día me dieron para corregir un horóscopo que iba a ser publicado en una revista (no puedo decir cuál, porque es de esas que venden en mi país y el tuyo y el suyo y el de ella y el de él). No sé si fuera objeción de conciencia (es retórico: de hecho, no lo es), pero le puse el sello de "Corregido" y lo envié para diagramación sin siquiera mirarlo. Yo no estoy para esas cosas, doctor.

    Sobre lo de la tele y eso, estoy MUY de acuerdo. Pero seamos francos: el otro problema que enfrenta un católico a la hora de enfrentarse con la televisión es que... no hay nada para ver. Me refiero a la televisión católica: en general, me parece de pobre calidad (por lo menos la que se produce en mi país y la que llega aquí por el cable), y la que tiene calidad, rebosa en pobreza de atractivo. ¿No será que estamos acostumbrados a los fuegos artificiales, al dulce en el que viene envuelto el pecado en los programas que siempre vemos? Tal vez; pero pasarse al otro extremo (la fotito de Michael Landon me disparó recuerdos de la sosísima Familia Ingalls) tampoco es la solución.

    Vamos, que siendo francos (y exagerados): entre ver una serie llamada "Me vengaré y los mato a todos" y ver la soporífera e irreal Familia Ingalls, creo que hasta el Papa preferiría la primera (repito: exagero, estoy hablando grueso... pero va la idea, ¿vio?).

    Salud.

    ResponderEliminar