Este blog está consagrado a los Corazones de Jesús y María

Este blog está consagrado a los Corazones de Jesús y María
por el Triunfo del Corazón Inmaculado de María y del Sagrado Corazón de Jesús en el mundo

sábado, 6 de febrero de 2010

¿ Amar ? ¿ cómo es eso?

Una de las casas de hospitalidad católicas de Estados Unidos, que era parte del movimiento El Trabajador Católico, fundado por Dorothy Day y Peter Maurin, albergaba cierta ocasión a una mujer alcohólica, bastante intolerante, de carácter dificil, y hacía varios días que estaba allí con ellos, siendo alimentada durante el día,y abrigada por las noches, por pura caridad evangélica. Un día le consiguieron un trabajo en cierto lugar, y al otro día ella volvió a la casa de hospitalidad, junto a un policía, reclamando 10 dólares que había perdido en el hogar. Dijo que los llevaba en su cartera y los había perdido allí durante su estadía. Era verdad, uno de los voluntarios de la casa confesó haber encontrado el billete y haberlo usado para el fondo común para comida o alguna necesidad. A pesar de todos los cuidados que allí había recibido, la mujer se mantuvo inflexible reclamando su dinero. El hombre que estaba a cargo del hogar le devolvió los diez dólares, y con todo esmero tambien se sacó el saco, y se lo regaló.


"Al que te pida el manto, dale también la túnica" dice el Señor en el Evangelio. Nosotros los católicos, ¿qué tipo de caridad concreta llevamos a cabo en nuestra vida, cada uno de nuestros días? Una caridad medida por simpatías, conveniencias, prejuicios, etc, o una caridad que aspire a imitar la que nos enseña Cristo? Amar hasta que duela, dijo la Madre Teresa, no puedo sentarme a descansar hasta no haber experimentado ese tipo de dolor.

(En la foto, Santa Teresita, maestra de caridad, representando a Juana de Arco en el patio del convento)

5 comentarios:

  1. Tú lo has dicho muy clarito. Muchas veces nuestra caridad es selectiva. Cada día me doy más cuenta de que al hablar de amar al prójimo debemos pensar primero en aquellos que más nos cuesta y ¡cómo cuesta hacerlo! hasta que no lo hagamos no podemos decir de verdad que amamos. Menos mal que el Señor acepta nuestros deseos de hacerlo, y mientras hagamos todo lo posible, El suple lo imposible, pero no debemos dejar de pedirlo.
    Ayer pensé en Ustedes. Como juntos buscaban ayudarnos a tener conocimiento de algo que se ignora. Con toda la caridad y cariño. Sigo diciendo que sois un gran ejemplo para mí.Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  2. Gracias Angelo! se ve que no nos conocés, jajaa , por lo de tenernos de ejemplo digo. un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. "Darse" sin reservas, como Cristo se dio por todos. Hoy en día ... misión imposible para el católico de a pie, solamente unos pocos como el Padre Kolbe que dio su vida por otro en el campo de concentración nazi, etc.
    Que merito tiene que ames al que amas y odias y tienes rencor al enemigo, tenemos que desnudarnos y vestir con nuestros ropajes 8darlo todo) a aquellos que ni aman ni adoran a Cristo.
    Un gran post lleno de una gran enseñanza, que Dios te bendiga Hermano.
    BENDICIONES.

    ResponderEliminar
  4. Ave fénix!! Volviste!! Que alegría hermano! Muy interesante y clara la entrada...La caridad empieza por casa y con los más cercanos...hay miles y miles de formas de caridad..no sólo la material..tiempo, oído, manos, cariño...de cuántas formas nos debe poner a prueba, o nos debe tender una mano el Señor para que podamos nosotros poner en práctica esta virtud...A ponernos en marcha ya!
    Te mando un abrazo grande broth! A ver cuándo nos vemos!! Emilia, la salillense por adopción

    ResponderEliminar
  5. Fotelías, Emi, gracias, de verdad , por el tiempo que emplearon acá, en realidad completan el post con las conclusiones que han dejado.Que Dios los bendiga

    ResponderEliminar